2623.-JUEVES SANTO DE LA CENA DEL SEÑOR.-…Ciclo B….-Debemos gloriarnos en la Cruz de nuesto Señor Jesucristo porque en Èl està nuestra salvaciòn, nuestra vida y nuestra resurrecciòn, y por Èl fuimos salvados y redimidos…(Gal 6, 14)…Les doy un Mandamiento nuevo, dice el Señor, que se amen los unos a los otros, como Yo los he emado…(Jn 13, 34)…Jueves 2 abril 2015…


Del LIbro del Èxodo: 12, 1-8. 11-14

En aquellos dìas, el Señor le dijo a Moisès y a Aaròn en tierra de Egipto:

     “Este mes serà para ustedes el primero de todos los meses y el principio del año.

     Dìganle a toda la comunidad de Israel: 

     `El dìa diez de este mes, tomarà cada uno un cordero por familia, uno por casa. Si la familia es demasiado pequeña para comèrselo, que se junte con los vecinos y elija un cordero adecuado al nùmero de personas y a la cantidad que cada  cual pueda comer. Serà un animal sin defecto, macho, de un año, cordero o cabrito.  

  Lo guardaràn hasta el dìa catorce del mes, cuando toda la comunidad de los hijos de Israel lo inmolarà al atardecer.

     Tomaràn la sangre y rociaràn las dos  jambas y el dintel de la puerta de la casa donde vayan a comer el cordero.

     Esa noche comeràn la carne, asada a fuego; comeràn panes sin levadura y hierbas amargas. Comeràn asì: con la cintura ceñida, las sandalias en los pies, un bastòn en la mano y a toda prisa, proque es la Pascua, es decir, el Paso del Señor.

     Yo pasarè esa noche por la tierra de Egipto y herirè a todos los primogènitos del paìs de Egipto, desde los hombres hasta los ganados. Castigarè a todos los dioses de Egipto, Yo, el Señor.

     La sangre les servirà de señal en las casas donde habitan ustedes. Cuando Yo vea la sangre, pasarè de largo y no habrà entre ustedes plaga extermiandora, cuando hiera Yo la tierra de Egipto.

     Ese dìa serà para ustedes un Memorial y lo celebraràn como Fiesta en honor del Señor. De generaciòn en generaciòn celebraràn esta festividad, como Instituciòn Perpetua`”.

 

 

 

 

 

DEL SALMO.  115

Gracias, Señor, por tu Sangre que nos lava.

¿Còmo le pagarè al Señor todo el bien

que me ha hecho?

Levantarè el Càliz de Salvaciòn

e invocarè el Nombre del Señor.

A los ojos del Señor es muy penoso

que mueran sus amigos.

De la muerte, Señor, me has librado,

a mì, tu esclavo e hijo de tu esclava.

Te ofrecerè con gratitud un sacrificio

e invocarè tu Nombre.

Cumplirè mis promesas al Señor

ante todo su pueblo.

De la Primera Carta del Apòstol San Pablo a los Corintios; 11, 23-26

     Hermanos:

     Yo recibì del Señor lo mismo que les he trransmitido; que el Señor Jesùs, la noche en que iba a ser entregado, tomò pan en sus manos, y pronunciando la Acciòn de Gracias, lo partiò y dijo: “Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en Memoria mìa”.

     Lo mismo hizo con el càliz despuès de cenar, diciendo; “Este càliz es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Hagan esto en Memoria mìa siempre que beban de èl”.

     Por eso, cada vez que ustedes comen de este pan y beben de este càliz, proclaman la Muerte del Señor, hasta que vuelva.

Del Santo Evangelio segùn San Juan: 13, 1-15

     Antes de la Fiesta de la Pascua, sabiendo Jesùs que habìa llegado la hora de pasar de este Mundo al Padre y habiendo amado a los suyos, que estaban en el Mundo, los amò hasta el extremo.

     En el transcurso de la cena, cuando ya el diablo habìa puesto en el corazòn de Judas Iscariote, hijo de Simòn, la idea de entregarlo, Jesùs, consciente de que el Padre habìa puesto en sus manos todas las cosas y sabiendo que habìa salido de Dios y a Dios volvìa, se levantò de la mesa, se quitò el manto y tomando una toalla, se la ciñò; luego echò agua en una jofaina y se puso a lavarles los pies a los discìpulos y a secàrselos con la toalla que se habìa ceñido.

     Cuando llegò a Simòn Pedro, èste le dijo:

    ““Señor, ¿me vas a lavar Tù a mì los pies?”

     Jesùs le replicò:

     “Lo que estoy haciendo tù no lo entiendes ahora, pero lo comprenderàs màs tarde”.

     Pedro le dijo:

     “Tù no me lavaràs los pies jamàs”.

     Jesùs le contestò:

     “Si no te lavo, no tendràs parte conmigo”.

     Entonces le dijo Simòn Pedro:

     “En ese caso, Señor, no sòlo los pies, sino tambièn las manos y la cabeza”.

     Jesùs le dijo:

     “El que se ha bañado no necesita lavarse màs que los pies, porque todo està limpio. Y ustedes estàn limpios, aunque no todos”.

     Como sabìa quièn lo iba a entregar, por eso dijo: `No todos estàn limpios`.  

     Cuando acabò de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, volviò a la mesa y les dijo:

     “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?

     Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Pues si Yo, que soy el Maestro y el Señor, les he lavado los pies, tambièn ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he dado ejemplo, para que lo que Yo he hecho con ustedes, tambièn ustedes lo hagan”.

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s