2647.-IV DOMINGO DE PASCUA…Ciclo B…La Tierra està llena del Amor del Señor y su Palabra hizo los Cielos. Aleluya…(Sal 32, 5-6)…Yo Soy el Buen Pastor, dice el Señor; Yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a Mì…(Jn 10,14)…Domingo 26 abril 2015…


Del LIbro de los Hechos de los Apòstoles: 4, 8-12

En aquellos dìas, Pedro, lleno del Espìritu Santo, dijo:

“Jefes del pueblo y Ancianos, puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, para saber còmo fue curado, sèpanlo ustedes y sèpalo todo el pueblo de Israel: este hombre ha quedado sano en el Nombre de Jesùs de Nazaret, a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitò de entre los muertos. Este mismo Jesùs es la piedra que ustedes, los constructores, han desechado y que ahora es la piedra angular.

Ningùn otro puede salvarnos, porque no hay bajo el Cielo otro Nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos”.

 

 

 

 

  DEL SALMO. 117

La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Aleluya.

Te damos gracias, Señor porque eres Bueno,

De la Primera Carta del Apòstol San Juan: 3, 1-2

     Queridos hijos:

     Miren cuànto amor nos ha tenido el Padre, pues no sòlo nos llamamos hijos de Dios, sino que lo somos.

    Si el Mundo no nos reconoce, es porque tampoco lo ha reconocido a Èl.

     Hermanos mìos, ahora somos hijos de Dios, pero aùn no se ha manifestado còmo seremos al fin.

     Y ya sabemos que, cuando Èl se manifieste, vamos a ser semejantes a Èl, porque lo veremos tal cual es.

  Del Santo Evangelio segùn San Juan: 10, 11-18   

     En aquel tiempo, Jesùs dijo a los Fariseos:

     “Yo Soy el Buen Pastor.

     El Buen Pastor da la vida por sus ovejas.

    En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, prque a un asalariado no le importan las ovejas.

     Yo Soy el Buen Paqstor, proque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a Mì, asì como el Padre me conoce a Mì y Yo conozco al Padre.

     Yo doy la vida por mis ovejas.

     Tengo ademàs otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga tambièn a ellas; escucharàn mi voz y habrà un solo rebaño y un solo pastor.

     El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; Yo la doy porque quiero. Tengo Poder para darla y lo tengo tambièn para volverla a tomar. Èste es el Mandamiento que he recibido de mi Padre”.

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s