2696.-XI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO…Ciclo B…Oye, Señor, mi voz y mis clamores. Ven en mi ayuda, no me rechaces, ni me abandones, Dios, Salvador mìo…(Sal 26 7.9)…La semilla es la Palabra de Dios y el sembrador es Cristo; todo aquel que lo encuentra vivirà para siempre…Junio 14 2015…


Del Libro del Profeta Ezequiel: 17, 22-24

Esto dice el Señor:

“Yo tomarè un renuevo de la copa de un gran cedro, de su màs alta rama cortarè un retoño.

Lo plantarè en la cima de un monte excelso y sublime. Lo plantarè en la montaña màs alta de Israel.

Echarà ramas, darà fruto y se convertirà en un cedro magnìfico. En èl andaràn toda clase de pàjaros y descansaràn al abrigo de sus ramas.

  Asì, todos los àrboles del campo sabràn que Yo, el Señor, humillo los àrboles altos y elevo los àrboles pequeños; que seco los àrboles lozanos y hago florecer los àrboles secos.

     Yo, el Señor, lo he dicho y lo harè”.

 

DEL SALMO. 91

¡Què bueno es darte gracias, Señor!

¡Què bueno es darte gracias, Dios altìsimo,

y celebrar tu Nombre, pregonando tu Amor cada mañana

y tu Fidelidad todas las noches!

Los justos creceràn como palmas,

como los cedros en los altos montes;

plantados en la Casa del Señor,

en medio de sus atrios daràn flores.

Seguiràn dando frutos en su vejez,

frondosos y lozanos como jòvenes,

para anunciar que en Dios, mi protector,

ni maldad ni injusticia se conocen.

De la Segunda Carta del Apòstol San Pablo a los Corintios: 5, 6-10

       Hermanos:

     Siempre tenemos confianza, aunque sabemos que, mientras vivimos en el cuerpo, estamos desterrados, lejos del Señor.

     Caminamos guiados por la fe, sin ver todavìa. Estamos,pues, llenos de confianza y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor.

     Por eso procuramos agradarle, en el destierro o en la patria. 

     Porque todos tendremos que comparecer ante el Tribunal de Cristo, para recibir el premio o el castigo por lo que hayamos hecho en esta vida.

Del Santo Evangelio segùn San Marcos: 4, 26-34

     En aquel tiempo, Jesùs dijo a la multitud:

       “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra; que pasan las noches y los dìas, y sin que èl sepa còmo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sì sola, va produciendo el fruto; primero los tallos, luego las espigas y despuès los granos en las espigas. Y cuando ya estàn maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha”.

     Les dijo tambièn: 

     ” ¿Con què compararemos el Reino de Dios?

     ¿Con què paràbola lo podremos representar?

     Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la màs pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pàjaros pueden anidar a su sombra”.

     Y con otras muchas pàrabolas semejantes les estuvo exponiendo su Mensaje, de acuerdo con lo que ellos podìan entender. Y no les hablaba sino en paràbolas; pero a sus Discìpulos les explicaba todo en privado.

        

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s