2749.-Los proyectos de su corazòn subsisten de generaciòn en generaciòn, para librar de la muerte a sus fieles y reanimarlos en tiempo de hambre…(Sal 32 11. 19)…Dichosos los perseguidos por causa de la Justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos, dice el Señor…(Mt 5,. 10)…Agosto 07 2015…


Del Libro del Deuteronomio: 4, 32-40

En aquellos dìas, hablò Moisès al pueblo y le dijo:

“Pregunta a los tiempos pasados, investiga desde el dìa en que Dios creò al hombre sobre la Tierra.

     ¿Hubo jamàs, desde un extremo al otro del Cielo, una cosa tan grande como èsta?

     ¿Se oyò algo semejante?

    ¿Què pueblo ha oìdo, sin perecer, que Dios le hable desde el fuego, como tù lo has oìdo?

    ¿Hubo algùn dios que haya ido a buscarse un pueblo en medio de otro pueblo, a fuerza de pruebas, de milagros y de guerras, con mano fuerte y brazo poderoso?

    ¿Hubo acaso hechos tan grandes como los que, ante sus propios ojos, hizo por ustedes en Egipto el Señor su Dios?

   A ti se te ha concedido ver todo esto, para que reconozcas que el Señor es Dios y no hay otro fuera de Èl.

Desde el Cielo hizo resonar su voz para enseñarte; en la Tierra te mostrò aquel gran fuego y oìste sus Palabras que salìan del fuego. Èl amò a tus padres y despuès eligiò a sus descendientes. Con su gran Poder, en persona, te sacò de Egipto.

     Desposeyò ante ti a pueblos màs grandes y fuertes que tù. Te hizo entrar en su tierra y te la dio en herencia, como puedes comprobarlo.

Reconoce, pues, y graba hoy en tu corazòn que el Señor es el Dios del Cielo y de la Tierra y que no hay otro.

Cumple sus Leyes y Mandamientows, que yo te prescribo hoy, para que seas feliz tù y tu descendencia, y para que vivas muchos años en la tierra que el Señor, tu Dios, te darà para siempre”.

 

 

 

DEL SALMO. 76

Recordarè los Prodigios del Señor.

Recuerdo los Prodigios del Señor,

recuerdo tus antiguos Portentos,

medito en tus Obras

y considero tus Maravillas.

Dios mìo, tus Designios son santos.

¿Què dios es tan grande como nuestro Dios?

Tù, Dios nuestro, hiciste maravillas

y les mostraste tu Poder a los pueblos.

Con tu brazo rescataste a tu  pueblo,

a los hijos de Jacob y de Josè.

Condujiste a tu pueblo como a un rebaño,

por medio de Moisès y de Aaròn.  

Del Santo Evangelio segùn San Mateo: 16, 24-28

     En aquel tiempo, Jesùs dijo a sus Discìpulos:

     El que quiera venir conmigo, que renuncie a sì mismo, que tome su cruz y me siga.

    Pues el que quiera salvar su vida, la perderà; pero el que pierda su vida por Mì, la encontrarà.

    ¿De què le sirve a uno ganar el Mundo entero, si pierde su vida?

    ¿Y què podrà dar uno a cambio para recobrarla?.

    Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la Gloria de su Padre, en compañia de sus Àngeles, y entonces darà a cada uno lo que merecen sus obras.

    Yo les aseguro que algunos de los aquì presentes no moriràn sin haber visto primero llegar al Hijo del hombre como rey”.  

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s