2750.-SANTO DOMINGO DE GUZMAN.-Presbìtero.-En medio de la Iglesia abriò su boca, y el Señor lo llenò del Espìritu de Sabidurìa e Inteligencia, y lo revisitiò de Gloria…(Sir 15, 5)…Jesucristo, nuestro Salvador, ha vencido la muerte y ha hecho resplandecer la vida por medio del Evangelio…(2 Tim 1, 10)…08 agosto 2015…


Del Libro del Deuteronomio: 6, 4-13

En aquellos dìas, hablò Moisès al pueblo y le dijo:

“Escucha, Israel:

     El Señor, nuestro Dios, es el  ùnico Señor; amaràs al Señor, tu Dios, con toda tu fuerza, con toda tu alma, con todas tus fuerzas. 

     Graba en tu corazòn los Mandamientos que hoy te he tansmitido.Repìteselos a tus hijos y hàblales de ellos cuando estès en tu casa o cuando vayas de camino; cuando te acuestes y cuando te levantes, àtalos a tu mano como una señal y pòntelos en la frente para recordarlos; escrìbelos en los dinteles y en las puertas de tu casa.

     Cuando el Señor, tu Dios, te introduzca en la tierra que jurò dar a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, una tierra con ciudades grandes y ricas, que tù no has construido, con casas rebosantes de riquezas, que tù no has almacanado; con pozos, que tù no has excavado; con viñedos y olivares, que tù no has plantado, y cuando puedas comer hasta saciarte, no te olvides del Señor que te sacò de la esclavitud de Egipto.

     Al Señor , tu Dios, temeràs y a Èl solo serviràs; sòlo en su Nombre juraràs”.

 

 

 

DEL SALMO. 17

Yo te amo, Señor; Tù eres mi fuerza.

Yo te amo, Señor, Tù eres mi fuerza,

el Dios que me protege y me libera.

Tù eres mi refugio, mi salvaciòn,

mi escudo, mi castillo.

Cuando invoquè al Señor de mi esperanza,

al punto me librò de mi enemigo.

Bendito seas, Señor, que me proteges;

que Tù, mi salvador, seas bendecido.

Te alabarè, Señor, ante los pueblos

y elevarè mi voz agradecido.

Tù concediste al rey grandes victorias

y mostraste tu Amor a tu elegido.

Del Santo Evangelio segùn San Mateo: 17, 14-20  

     En aquel tiempo, al llegar Jesùs a donde estaba la multitud, se le acercò un hombre, que se puso de rodillas y le dijo:

     “Señor, ten compasiòn de mi hijo. Le dan ataques terribles. Unas veces se cae en la lumbre y otras muchas, en el agua. Se lo traje a tus Discìpulos, pero no han podido curarlo”.

     Entonces Jesùs exclamò:

     “¿Hasta cuàndo estarè con esta gente incrèdula y perversa?

     ¿Hasta cuàndo tendrè que aguantarla?

     Tràiganme aquì al muchacho”.

     Jesùs ordenò al demonio que saliera del muchacho, y desde ese momento èste quedò sano.

     Despuès al quedarse solo con Jesùs, los Discìpulos le preguntaron:

     “Por què nosotros no pudimos echar fuera a ese demonio?”.

     Les respondiò Jesùs:

     “Porque les falta fe.

      Pues Yo les aseguro que si ustedes tuvieran fe al menos del tamaño de una semilla de mostaza, podrìan decirle a ese monte: `Traslàdate de aquì para allà, y el monte se trasladarìa. entonces nada serìa imposble para ustedes”.  

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s