2756.-Viernes de la XIX Semana del Tiempo Ordinario…Ciclo B.-SAN MAXIMILIANO MARÌA KOLBE.-Presbìtero y Màrtir.-Vengan, benditos de mi Padre, dice el Señor. Yo les aseguro que, cuanto hicieron con el màs insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron…(Mt 25, 34 40.-…Reciban la Palabra de Dios, no como palabra humana, sino como Palabra Divina, tal como es en realidad…( 1 Tes 2, 13)…Agosto 13 2015…


Del Libro de Josuè: 24, 1-13

     En aquellos dìas, Josuè convocò en Siquem a todas las tribus de Israel y reuniò a los Ancianos, a los Jueces, a los Jefes y a los Escribas. Cuando todos estuvieron en Presencia del Señor, Josuè le dijo al pueblo:

   “Esto dice el Señor, Dios de Israel:

`Al otro lado del rìo Èufrates vivieron hace tiempo sus antepasados, hasta la època de Tèraj, padre de Abraham y de Najor, y adoraban otros dioses.

Yo saquè a su padre Abraham del paìs de Mesopotamia y lo conduje a la tierra de Canaàn; le di por hijo a Isaac y multipliquè su descendencia.

A Isaac le di por hijos a Jacob y Esaù; a Esaù le di en propiedad la montaña de Seìr; Jacob y sus hijos se fueron a Egipto.

Enviè despuès a Moisès y a Aaròn y castiguè a Egipto con señales prodigiosas.

     Luego los saquè de allì a ustedes y a sus padres, y llegaron al  mar. Los egipcios persiguieron a los padres de ustedes con carros y guerreros hasta el Mar Rojo. Ustedes clamaron entonces al Señor, el cual tendiò una densa niebla entre ustedes y los egipcios e hizo caer sobre ellos el mar, que los cubriò.

    Con sus propios ojos vieron ustedes lo que hice con Egipto. Luego vivieron largo tiempo en el desierto.

     Los introduje despuès en la tierra de los Amorreos, que habitaban al otro lado del Jordàn; ellos les declararon la guerra y Yo los entreguè en las manos de ustedes; los destruyeron y ocuparon su tierra.

     Despuès se levantò Balac, hijo de Sior, rey de Moab, para pelear contra Israel y mandò llamar a Balaam, hijo de Beor, para que los maldijera. Pero Yo no quise escuchar a Balaam, que no tuvo màs remedio que bendecirlos, y asì los librè de las manos de Balac.

     Pasaron ustedes al el Jordàn y llegaron a la regiòn de Jericò. La gente de Jericò les hizo la guerra, igual que los Amorreos, los Perezeos, los Cananeos, los Hititias, los Guirgaseos, los Jiveos y los Yebuseos, pero Yo los entreguè en las manos de ustedes.

     Mandè delante de ustedes avispas que expulsaron, antes de que ustedes llegaran, a los dos reyes de los Amorreos; eso no se realizò ni con las espadas ni con los arcos de ustedes.

     Finalmente les he dado una tierra que no han cultivado; unas ciudades que no han construido y en las que, sin embargo, habitan; les he dado viñedos y olivares que no habìan plantado y de los que ahora se alimentan`”.

 

 

 

DEL SALMO.  135

Demos gracias al Señor.

Demos gracias al Señor,

porque Èl es Bueno.

Al Dios de los dioses demos gracias;

demos gracias al Señor de los señores.

Èl guiò a su pueblo por el desierto,

hiriò a grandes reyes

y dio muerte a reyes poderosos.

Èl le dio sus tierras en herencia a Israel,

su siervo, y nos librò

de nuestros enemigos.

Del Santo Evangelio segùn San Mateo: 19, 3-12

         En aquel tiempo, se acercaron a Jesùs unos fariseos y, para ponerle una trampa, le preguntaron:

     “¿Le està permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo?”

     Jesùs les respondiò:

     “¿No han leìdo que el Creador, desde un principio los hizo hombre y mujer, y dijo: `Por eso el hombre dejarà a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y seràn los dos una sola carne?`. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Asì pues, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

      Pero ellos replicaron:

     “Entonces ¿por què ordenò Moisès que el esposo le diera a la mujer un acta de separaciòn, cuando se divorcia de ella?”.

     Jesùs les contestò:

     “Popr la dureza de su corazòn, Moisès les permitiò divorciarse de sus esposas; pero al principio no fue asì.

     Y Yo les declaro que quienquiera que se divorcie de su esposa, salvo el caso de que vivan en uniòn ilegìtima, y se case con otra, comete adulterio; y el que se case con la divorciada, tambièn comete adutlerio”.

     Entonces le dijeron sus Discìpulos:

     “Si èsa es la situaciòn del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse”.

     Pero Jesùs les dijo:

     “No todos comprenden esta enseñanza, sino sòlo aquellos a quienes se les ha concedido.

     Pues hay hombres que, desde su nacimiento, son incapaces para el matrimonio; otros han sido mutilados por los hombres, y hay otros que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos.

     Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo”.

    

 

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS... y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s