3201.-DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE LETRÁN.- Miércoles de la XXXII Semana del tiempo ordinario… Ciclo C.-…Ésta es la morada de Dios con los hombres; vivirá con ellos como su Dios, y ellos serán su Pueblo…(Apoc 21, 3)…He elegido y santificado este lugar, dice el Señor, para que siempre habite ahí mi Nombre…( 2 Crón 7, 16)…Noviembre 09 2016…


 ORACIÓN;

Señor Dios, que te has dignado llamar esposa a tu Iglesia, concede que el pueblo consagrado a tu Nombre te respete, te ame, te siga, y,  guiado por Ti, alcance el cielo que le tienes prometido. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos…

 

 

De la Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios: 3, 9-11. 16-17

Hermanos:

Ustedes son la casa que Dios edifica.

Yo, por mi parte, correspondiendo al don que Dios me ha concedido, como un buen arquitecto, he puesto los cimientos; pero es otro quien construye sobre ellos.

Que cada uno se fije cómo va construyendo. Desde luego el único cimiento válido es Jesucristo y nadie puede poner otro distinto.

¿No saben acaso ustedes que son el Templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Quien destruye el Templo de Dios, será destruido por Dios, porque el Templo de Dios es Santo y  ustedes son ese Templo.

 

 

 

DEL SALMO: 45

Un río alegra a la ciudad de Dios

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, 

quien en todo peligro nos socorre. 

Por eso no tememos, aunque tiemble, 

y aunque al fondo del mar caigan los montes. 

Un río alegra a la ciudad de Dios, 

su morada el Altísimo hace santa. 

Teniendo a Dios, Jerusalén no teme, 

porque Dios la protege desde el alba. 

Con nosotros está Dios, el Señor;

es el Dios de Israel nuestra defensa.

Vengan a ver las cosas sorprendentes

que ha hecho  el Señor sobre la Tierra. 

 Del Santo Evangelio según San Juan: 2, 13-22

      Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas con sus mesas. Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del Templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas; y a los que vendían palomas les dijo:

     “Quiten todo de aquí y no conviertan en un mercado la Casa de mi Padre”.

     En ese momento, sus Discípulos se acordaron de lo que estaba escrito: El celo de tu Casa me devora. 

     Después intervinieron los judíos para preguntarle:

     “¿Qué señal nos das de que tienes autoridad para actuar así?”

     Jesús les respondió:

     “Destruyan este Templo y en tres días lo reconstruiré”

     Replicaron los judíos:

     “Cuarenta y seis años se ha llevado la construcción del Templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?

      Pero Él hablaba del Templo de su Cuerpo. Por eso, cuando resucitó Jesús de entre los muertos, se acordaron sus Discípulos de que había dicho aquello y creyeron en la Escritura y en las palabras que Jesús había dicho.

Esta entrada fue publicada en JESUCRISTO, EL GRAN DESCONOCIDO. JESUS Y CRISTO , EL MESIAS.... Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s